La base de todo es el buen comer

La importancia de una buena alimentación es algo indiscutible, y así lo avalan multitud de estudios científicos. Por suerte, nosotros podemos disfrutar de la dieta mediterranea, que, ojo al dato, no solo consta de productos de buenísima calidad y que son saludables al máximo: además, disfrutamos de alimentos y sabrosísimas recetas que son todo un placer para el paladar.

Porque esa es una cuestión importante, por mucho que se nos inste a consumir a consumir ciertos alimentos que pueden ser los más saludables del mundo, pero que carecen de un sabor atractivo. Por supuesto, para ellos existe ese dicho de que «no se come solo con la boca, sino también con los ojos«, en un intento de hacerlos lo más deseable posible. Pero es difícil no inclinarse siempre por aquellos otros cuyo bocado es delicioso, y lo bueno de una dieta sana es intentar encontrar un equilibrio entre lo que lo que debemos y lo que queremos comer; eso hará que nuestra calidad de vida sea mucho mejor, al menos en lo que alimentación se refiere.

En los últimos tiempos, la idea de una alimentación sana no pasa solo por esta condición, sino que han salido a la palestra otras opciones que intentan regular la forma en que tomamos nuestros alimentos. Son en gran parte todo tipo de dietas no restrictivas que lo que hacen es controlar los nutrientes que ingerimos en nuestra alimentación: dieta paleo, dieta keto, dieta vegetariana, dieta hipocalórica… Pero también es muy conocido el ayuno como complemento a la dieta e incluso como una práctica diaria, ya sea de forma total o intermitente.

Si te vas a decidir por la opción de ayunar como tu dieta habitual, debes saber que puede que no te resulte fácil, sobre todo si eres una persona de lo que se llama «buen comer». Sí, una de esas a quienes la gula les puede, y que consideran que la comida es uno de los placeres de la vida… te aseguro que podría ser una auténtica tortura optar por el ayuno. Imagínate cómo podría ser la situación, que la tentación de un restaurante para romper el ayuno fue la causa de una denuncia hacia uno de estos establecimientos: la demandante aseguraba que por culpa de la publicidad del local, había roto su ayuno religioso, por lo que pedía cierta cantidad de dinero por daños morales a modo de compensación.

Para evitar este tipo de situaciones, no solo hay que tener muy claro que se desea comenzar un período de no ingesta de alimentos sea cual sea su duración; también es conveniente el rodearse de las condiciones adecuadas. Lo más recomendable son los retiros para ayunar, en lugares y tiempos en los que no te veas sometido a otras distracciones, o más bien a actividades que no tengan nada que ver con el proceso alimentario. Es bueno realizar en estos períodos todas aquellas ocupaciones que nos gustan y entretienen, y en caso de hacerlo acompañados, también conviene que sea con personas que estén al tanto de nuestros deseos, y mucho más si además los comparten. Es por eso que muchos de los que se decantan por el ayuno lo hacen literalmente en retiros específicos para ello: lugares instalados en la naturaleza con instalaciones adecuadas, que mezclan con el control de la ingesta de alimentos otras actividades como la relajación o el deporte, y multitud de entretenimientos tales como senderismo, yoga, manualidades…

Todo esto es una opción, pero en realidad no es lo ideal para mantener una buena alimentación. Una dieta saludable consiste en mantener día a día el consumo equilibrado de los alimentos que ingerimos, dándonos pequeños caprichos de vez en cuando, y complementándolo con deporte moderado. Y a disfrutar de la buena mesa, que es el placer de los dioses.