Bienvenido a Chupa la Gamba

A continuación paso a enumerar las razones -o sin razones, según se mire- que dan sentido a todo este tinglado y que, en cierta manera, rigen el devenir del blog. Comencemos:

1.-No soy crítico gastronómico. Pueden llamarme bloguero,bloggero cómo se les ocurra pero, seamos francos, ni por el asomo me acerco al nivel de formación que se requiere para ostentar dicho cargo. Un crítico gastronómico de media requiere entre 5-10 años de aprendizaje entre cursos, stages y sobre todo muchas comidas a sus espaldas para empezar a escribir algo medio decente. Y para qué engañarnos, uno no ha vivido lo suficiente como para estar a la altura.

2.- Quiere decir eso que estamos ante el primer blog gastronómico que no habla de gastronomía? No, lo que aquí se recogen son experiencias gastronómicasindividuales -casi intransferibles- y como tal me gustaría que se valoraran.

3.- Escribo sobre aquello que me sorprende o es digno de contar. Es mi debilidad, de malas experiencias alrededor de una mesa todos podríamos escribir una trilogía pero a uno que escribe no le gusta perder el tiempo soltando bilis.

4.- Gusto de pagar las cuentas en los sitios que visito y como tal me gustaría seguir poder haciéndolo. Mi actividad en el blog es una afición no una herramienta promocional ni un medio de vida. Agradezco muchísimo las invitaciones que me hacéis llegar, de veras, pero no es ese el sentido del blog.

5.- Valoro mucho los comentarios que escribís en las entradas que publico. Me aportan otros puntos de vista y a menudo me descubrís aspectos interesantes que desconocía. Ello no significa que esto sea el coño de la Bernarda y todo tenga validez y cabida. Podéis comentar lo que queráis, sí, pero con educación (la que me ha faltado a mí hace un momento).

6 y final.- No voy a entrar de lleno en la guerra desatada entre medios de comunicación-blogs, pero sí voy a hacer una puntualización. Desde siempre he sido un devorador de crítica gastronomía «de la de siempre», desde las columnas de Carlos Maribona en el ABC, los pikapika de Pau Arenós en El Periódico, de Matoses ahora en El Mundo o a nivel local he disfrutado con Sergio Gallego en La Verdad y Antonio Jesús Gras en La Opinión. Desde este blog he tratado de crear nexos con la otra cara de la moneda, recopilando artículos gastronómicos que versan sobre mi región para poder acercarlos a todo aquel que visite la página. Sería absurdo pensar que lo que aquí escribo vaya a quitarle el pan a nadie, tengamos los pies en la tierra. Por eso, más que un comentario sería una reflexión que no me cansaré de repetir: enriquecernos los unos a los otros es posible.