Un paseo por el Mercado de Verónicas, aperitivo incluido

Viendo el boom de gastromercados que están floreciendo en las principales ciudades españolas creo que ha llegado el momento de darle a los de nuestra ciudad el protagonismo que se merecen. Reconozco (y es bueno reconocer porque de ello se aprende) que el Mercado de Verónicas no es el paradigma de modernidad -un lavado de cara le vendría bien-, ni destila el glamour de los de la capital, pero considero que tiene aspectos muy interesantes a realzar. El Aula de Cultura Gastronómica, con charlas y showcooking casi a diario, el ambiente que se respira en él los sábados o la posibilidad de montarte allí mismo un aperitivo con el producto recién comprado lo convierten en una referencia en cuanto a gastronomía en la ciudad y una suerte de museo del buen comer.

Una mañana de sábado cualquiera en la plaza. CLG

Si echáramos un vistazo al panorama actual nos daríamos cuenta de que en estos establecimientos actualmente hay dos claras tendencias: la de ofrecer al consumidor productos delicatessen en un entorno que podríamos calificar como chic (Mercado de San Miguel o San Antón en Madrid son buenos ejemplos) y la de ofrecer un género fresco y la posibilidad de cocinarlo en el mismo mercado (el Mercado Central de Valencia es el que mejor se adapta a este modelo). El nuestro quedaría encuadrado en la segunda categoría, siempre guardando las distancias con el mencionado Mercado Central.
Os pongo un poco en contexto con unos cuantos datos wikipedísticos. Los inicios de nuestro mercado los encontraríamos en el s.XV, cuando en la zona del Arenal (lo que ahora conocemos como Plano de San Francisco) se encontraba la Puerta de la Aduana, lugar donde se cobraban las tasas a las mercancías que llegaban a la ciudad. Cinco siglos después, entre 1912 y 1916, se construyó el actual edificio modernista obra del arquitecto Pedro Cerdán. El mercado está dividido en dos plantas y cuenta con cerca de 240 puestos, estando el piso superior íntegramente dedicado a frutas verduras y hortalizas. Como curiosidad mencionaros que en el sótano se encuentran las grandes cámaras frigoríficas para la conservación del producto en general.

«Pero si te digo que soy El Cigala…la cosa cambia» CLG.

Las navajas que estén vivitas y coleantes. CLG.

¿Dónde vas a aprender a diferenciar los diferentes tipos de atún? Ojo con los precios, el de Ijada casi el doble. CLG.

Y si aprendes a limpiar un calamar, mucho mejor. CLG.

Encurtidos y aceitunas, la tradición del sur. CLG.

Bonitos del Mediterráneo salados en San Pedro del Pinatar. CLG.

Chorizos y morcillas murcianas en una de sus carnicerías. CLG.

Salchicha y longaniza murciana ‘a pajera’. CLG.

Un ejemplo de cómo no hay que rellenar este cartel = No compréis. CLG.

Lo que pocos murcianos conocen es que en los pequeños bares que abren dentro del Mercado de Verónicas pueden cocinarte el producto que compras en la misma plaza. De hecho, con un poco de ingeniería financiera en el arte de mercadear puedes montarte una aperitivo en condiciones, con mariscos y producto fresco, por el precio de un aperitivo en la Plaza de las Flores. Una delicia.
De los tres-cuatro puestos que tiene la plaza a mí personalmente me gusta venir a ‘El Picaor’ porque los sábados tiene pulpo al horno y porque soy un romántico y me gustan sus polos a la moda. El precio de la plancha suele estar alrededor de los 2€, aunque varía sensiblemente en función de la cuenta que les hagas: a mayor volumen de comida/bebida menor es el precio final. Puedes acompañarlo todo con salchicha seca murciana de cualquiera de las carnicerías o algunas cuñas de queso al vino. La condición es que la cerveza la pongan ellos: todos salimos ganando.

El ‘Picaor’. Aquí me encontraréis. CLG.

Que nunca falte. CLG.

Me mola el uniforme de este bar: polos impolutos de colores chillones. CLG.

Supongamos que sois un grupo de cuatro personas, con poner 10€ por barba podéis aperitivear en condiciones, todo incluido. Lo que hoy os muestro:

Manojo de 15 navajas = 5€ en pescadería
Calamar = 4,50€ en pescadería
quinticos, 4 trozos de pulpo y plancha = 11€
——————————————————
Aperitivo de marqués para 2 personas = 20,50€

Pulpo al horno de ‘El Picaor’. CLG.

Manojo de navajas (5€ en los puestos) + plancha (por lo que valga). CLG.

Calamar a la plancha. CLG.

Ahora que ya conocéis el secreto del Mercado de Verónicas seguro que más de uno empieza a considerarlo entre sus lugares de culto para el aperitivo en la ciudad. Sin más, os invito a daros una vuelta por él y a conocer más de cerca el producto de nuestra tierra.
La casa de la gastronomía murciana. CLG.

Dónde lo podéis encontrar:
C/ Verónicas, 0
30004, Murcia
Web del Aula de Cultura Gastronómica: http://www.auladeculturagastronomica.com/
Lugares de interés cercanos: Palacio Almudí, Sala Verónicas, Jardín del Malecón

Leave a Reply