Pequeña guía de sitios donde comer en Murcia por menos de 12€

Esta guía está pensada para aquellos turistas intrépidos que por caprichos del destino o festival de música de por medio acaban visitando nuestra ciudad con escaso presupuesto. Afortunadamente en Murcia se come bien casi en cualquier lado, aunque con 2.000 ‘calas‘ de las de entonces ciertos manjares se vuelven prohibitivos. Lo bueno que tiene no ser una ciudad turística de referencia es que apenas vas a encontrarte tourist traps (trampas para turistas en el argot viajero internacional) ni esos molestos restaurantes con ‘feriante’ en la puerta que te vende las bondades de su cocina. Antes de continuar leyendo esta entrada te recomiendo que le eches un ojo a esta otra: ‘8 platos que no debes dejar de probar cuando visites Murcia‘.

La torre de la Catedral de Santa María, la segunda torre cristiana más alta de España. Foto: Freddie L.

1. Gastronomía de ‘barraca’

Con este nombre denominamos en Murcia a los ventorrillos o casetas feriales donde en Fiestas de Primavera y en la Feria de Septiembre podemos disfrutar de la comida típica de las peñas huertanas. Si viajas a Murcia fuera de estas fechas no te preocupes, tienes opciones en la ciudad para aproximarte a esta gastronomía. En tascas como El Palomo (C/ Cánovas del Castillo, 38) o La Pedrana (C/ Victorio, 36), situadas en la zona universitaria, puedes disfrutar de los famosos paparajotes -hojas de limonero rebozadas- del zarangollo o de la ensalada murciana.

2. Los bares de toda la vida

En Murcia hay buenas tabernas, de ambiente concurrido y alegría tras la barra. Cerca de la Catedral de Santa María encontramos Los Zagales (C/ Polo de Medina, 4) con casi 90 años a sus espaldas. En la Plza. de las Flores -la zona de tapeo por excelencia a la par que postureo– mi recomendación para que no se te dispare mucho el presupuesto es Pepico del Tío Ginés (C/ Ruipérez, 4), donde puedes comer a base de pulguitas, vermú, fritos murcianos y marineras. El Parlamento Andaluz, también en la Plza. de las Flores y junto al Teatro Romea, es una buena opción por sus parlamentarios -bocadillos troceados al centro para compartir- y demás tapas andaluzas. Cerca del recinto del SOS 4.8., en el barrio de Vistabella, puedes disfrutar de buenas tapas y caldero los domingos en El Jumillano (C/ Luis Fontes Pagán, 4). 
La Plaza de las Flores, tapeo y postureo. CLG.


3. Lo más ‘hipster’

Últimamente han surgido en la ciudad bares que combinan una decoración transgresora con una carta de precios ajustados y espíritu jovial. Puedes sumarte a la ola de las hamburguesas en Al Rojo Vivo (C/ Granero, 3), descubrir la gastronomía mallorquina de la mano de El Mallorquín (C/ Joaquín Costa, 10), optar por los bocadillos gourmet de Bocados Keki (Pza. Cristo del Rescate) o disfrutar de un ambiente afrancesado en Touché (C/Victorio, 1). El toque retro lo aporta La Tienda de Susano Comestibles (C/ Traperia, 2), donde puedes disfrutar de chatos de vino, salazones y embutidos en una de las plazas con más encanto de la ciudad, bajo la torre de la Catedral.

4. La opción del Mercado

No me canso de repetirlo, tenemos una joya como es el Mercado de Verónicas (C/ Verónicas), en pleno centro de la ciudad, todavía por descubrir. La opción de comprar tú el producto y que te lo cocinen en los mismos bares del mercado es la mejor para comer buen producto al mejor precio. Prueba a comprar un poco de embutido murciano –morcón, salchicha murciana, chiquillo-, queso al vino un buen puñado de habas y algo de marisco en los puestos de la plaza y tendrás como resultado un festival. Comodidad no asegurada.
En los bares del mercado te cocinan el producto que compras en los puestos. CLG.

5. El pastel de carne o la empanada murciana

Debería ser un crimen marcharse de Murcia sin haber probado su fantástico pastel de carne, sin duda la opción más económica. Por escasos cinco euros en la pastelería Zaher (C/ Riquelme, 5), también cerca de la Plza. de las Flores, puedes tomarte tu pastelico de carne junto a una caña bien fría de cerveza y una olivas partidas de Cieza. El pastel te lo sirven cortado en cuatro trozos, por lo que es ideal para compartirlo en una visita de paso. Para los más delicados de estómago tenemos la opción de la empanada murciana, con una masa elaborada a base de pimentón y rellena de tomate, atún y huevo.
Un pastelico de carne, fundamental en tu visita. CLG.

Leave a Reply