Keki Tapería. Cocina creativa con grandes aspiraciones (Murcia)

Hacía bastante tiempo que quería dedicarle una entrada en el blog a este restaurante/tapería situado a espaldas de la Catedral, así que, con la excusa de una comida realizada por estas fiestas –«¡Qué raro, comida y fiesta en España!» diréis-, he aprovechado para presentaros su oferta en profundidad. Sergio Martínez, su cocinero jefe, practica una cocina creativa que, como suele pasar en estos casos, no deja indiferente a nadie. Yo me incluyo dentro de los proKeki, me gusta cenar aquí tanto por su cocina como por el servicio, aunque no por ello deje de ver aspectos susceptibles de mejora.

Para empezar, en Keki Tapería puedes comer de carta o bien optar por uno de sus dos menús -el largo de siete platos mejor para comer o el corto de seis platos mejor para cenar, ambos con postre incluído- donde quedarás en manos de la inspiración que ese día muestre Sergio, pues los platos los decide él. La carta está muy bien estructurada; con tapas individuales, al centro, segundos platos y postres (pinchando aquí podéis verla en detalle).
Aperitivo de la casa: aceite de Picual y aceitunas negras. Simple pero cumple su función con creces. CLG.
Comenzando con los Bocaicos -tapas individuales- son apuesta segura y se han convertido en clásicos desde la apertura del local las ya famosísimas croquetas de Keki y el canelón de pato. La croqueta de ibérico está perfectamente ejecutada, bechamel cremosa y empanado delicado obtenido a través del empleo de harina japonesa Panko. El canelón de pato lo prepararn con pasta al dente, pato -no le tengáis miedo, el sabor es muy suave y la textura asemeja al pollo- y una salsa a base de mostaza. Recomendaría también el taco de merluza a la andaluza,, mayonesa picante y olivada negra o la gamba roja en agua de mar y limón, estas últimas son tapas de reciente inclusión en la carta.

La Croqueta cremosa. CLG.

Canelón de pato con salsa de mostaza suave. CLG.

Dentro de la sección de la carta Compartimos – platos al centro- encontramos una uténtica maravilla como es el tataki de atún, aceite y brasas. El atún está marcado en la plancha y finamente cortado y el wasabi lo presentan en una fina salsa de yogur. La salsa de soja viene en una pipeta -más vistoso que otra cosa- y lo que le aporta su sabor inconfundible es el aceite de brasas. Creedme si os digo que sólo este plato merece una visita al restaurante. La ensalada de tomate raf, rúcula y mozarella destaca también por la sencillez que esta receta italiana desprende y su presentación. El ravioli de magra y trompeta negra, patata y mantequilla, presentado con manzana troceada y aove, personalmente me parece fabuloso. La tabla de quesos artesanos con mermelada casera es un buen revulsivo cuando compartes mesa con un número importante de personas.Quizás el mérito de esta tabla de quesos sea el de haberlos seleccionado entre los que La Lechera de Burdeos ofrece, con la calidad que ello conlleva. En los huevos rotos con setas de temporada y trufa entro en un dilema pues, si bien es cierto que de sabor no se le puede poner ni un ‘pero’, no me gusta que en estos platos el huevo venga ya troceado. 
Tataki de atún, wasaby brasas. CLG.

Ravioli de magra, trompeta negra, patata y mantequilla. CLG.

Quesos de autor con mermelada casera. CLG.

Huevos rotos con setas de temporada y trufa. CLG.
En los Finales – segundos platos- caímos en el error de la hamburguesa de vaca, queso cremoso y cebolla. Y digo error porque los hay mejores. La carne de la hamburguesa son 150g de pura ternera pero el resto del plato no la acompaña. El pan no tiene nada que ver con el que compone el excelente servicio de pan -por paradójico que resulte-, la guarnición ni adorna ni acompaña y el queso cremoso y la cebolla no llegan a mejorar el resultado final. No se lo tendré en cuenta, al fin y al cabo esta fiebre por la hamburguesa que recorre los restaurantes españoles espero que mengue, más temprano que tarde. Mucho mejor optar por el lomo de vaca curado a la parrilla o el pesaco de lonja asado por la piel, disponibles tanto en media como en ración completa.
Hamburguesa de ternera con queso cremoso y cebolla. CLG.

Las Cosicas Dulces -postres- son, a mi juicio, uno de los puntos fuertes de Keki Tapería. De los cuatro que ofertan en carta mi debilidad -yo soy muy natillero– son las natillas de vainilla y nueces de macadamia, por su cremosidad y su suave sabor a vainilla. Por su textura y por como conservan el auténtico sabor amargo del chocolate puro, merece la pena probar también el cremoso de chocolate con helado de turrón

Natillas de vainilla con nueces de macadamia. CLG.

Cremoso de chocolate con helado de turrón. CLG.

El servicio es correcto, muy fluído y sin parones entre plato y plato aunque algo lento a la hora de levantar mesa. La carta de vinos la componen cerca de cincuenta referencias, desde espumosos hasta dulces pasando por los tradicionales rosados, blancos y tintos. Un aspecto que me agrada es que incluya también a los olvidados vinos generosos, con un par de referencias a vinos de Jerez. Este día en concreto bebimos Viña Sastre Crianza 2009 y el precio de la botella no resultó incrementado en exceso, 22€ la botella. En definitiva, un restaurante que recomiendo.
Dónde encontrarlo:
C/ Fuensanta, 4
30002, Murcia
Tfno: 968 220 798
Precio: 30€/persona

Leave a Reply