Pastelería-Bar Zaher y sus pasteles de carne, Murcia

Hablar del pastel de carne (o #pastelicodecarne) en Murcia es un tema delicado. Me explico, a pesar de ser un símbolo de nuestra gastronomía, el cual nos llena de orgullo cuando conversamos con madrileños, andaluces, gallegos o catalanes, también es cierto que a la hora de elegir el mejor aquí cada uno es de su padre y de su madre, y se podría grabar un Sálvame enterito debatiendo sobre esto último. Es por eso que no voy a entrar en el fregao de decidir yo cuál es el mejor o el más conseguido (aunque casi todos tenemos claro que en Murcia las ‘tres torres‘ del pastel de carne son: Bonache, Espinosa y Zaher). Por tradición, porque son los que he comido toda la vida, he optado por presentar al resto del mundo los pasteles de Zaher -también llamado Barba o El Sesos– que además cuenta con una barra con mucha historia a sus espaldas.

Bodegón murciano. CLG.

Primero pondré en contexto a los foráneos sobre su composición y su historia. El pastel de carne vendría a ser una empanada compuesta de dos masas –masa quebrada en la base y hojaldre a modo de tapadera– rellena de ternera estofada, huevo duro, manteca y a menudo longaniza. El origen de la receta es todavía incierto, aunque se especula con que podría proceder de la cocina árabe. Lo que sí que está documentado es su regulación por el rey Carlos II en 1695, ordenanza recuperada de los archivos muncipales por la pastelería Bonache. El verdadero intríngulis del pastel de carne reside en su difícil elaboración, lo que lleva a los murcianos a abalanzarse sobre las pastelerías en vez de cocinarlos en casa (a día de hoy no conozco a nadie que haya tratado de hacer uno en casa y eso son muchos años). 
«Más pasteles y menos manteles». CLG.

En la pastelería Zaher se da lo que yo he venido a denominar la ‘tormenta perfecta de los pasteles de carne‘: una receta difícilmente superable, una estupenda barra para tomarlos recién salidos del horno -hecho que seguro que agradecen los turistas que nos visitan- y una localización céntrica, a dos pasos de la Plaza de las Flores. En su interior se respira un ambiente viejuno tradicional, resultado de una decoración con escasas florituras y una clientela en la que se mezclan autóctonos y turistas. Los pasteles te los sirven en servilletas de papel sulfurizado y te lo cortan en cuatro porciones en la misma barra. Puedes acompañarlo con una caña de Estrella de Levante y unas aceitunas partidas de Cieza buenísimas.  Despachan tanto el pastel de carne tradicional como el ‘pastel especial‘, relleno de sesos en vez de ternera,  el cuál cuenta con auténticos fanáticos en esta ciudad. 
Pasarías de largo si no fuera porque conoces lo que te espera en su interior. CLG.

Dicho ésto sólo queda animar a todos los turistas que visiten Murcia a degustar un  pastel de carne (en ésta u otra pastelería, pero que lo hagan), ya que por pocos euros tienes un auténtico manjar, gran desconocido en el resto de España.

Dónde podéis encontrarlos:
C/ Riquelme, 5 (a pocos metros de la Plaza de las Flores)
30004 Murcia
Tfno: 968 21 13 85
Precio: 4,90 pastel de carne y caña.
-Fuente: La Verdad 

Leave a Reply